El Hotel Sevilla cumple100 años

El primer hotel de lujo creado en Cuba cumplirá el 22 de marzo de 2008 un centenario de haberse fundado, enclavado en el mismo lugar donde se edificó y con una inmejorable calidad de sus servicios. Ubicado en el afamado Paseo del Prado, fue levantado por los otrora dueños del Hotel Inglaterra, el más antiguo de Cuba, Manuel López y Urbano González, quienes construyeron en Trocadero esquina a Zulueta el nuevo hotel. La obra se inspiró en las líneas moriscas de la entrada del famoso Patio de los Leones, del Alhambra de Granada, España, por lo cual en ella sobresalen arcadas, columnas y una profusión de mosaicos. El Gran Hotel Sevilla se inauguró el 22 de marzo 1908, con una planta baja donde tenía diversos servicios y, a partir del primer piso, sus 162 habitaciones, con baño y teléfono, a las cuales se llegaba por dos ascensores. En todos los pisos existía una suite para familias, con recibidores y pasillos de acceso. Un gran patio estilo andaluz contribuía a incrementar la circulación del aire en las habitaciones, que tenían un puntal muy alto para hacerlas más confortables en los meses del verano, donde se hospedaron personalidades como el tenor italiano Enrico Caruso, o la cantante Josephine Baker. En los años 20 del pasado siglo el inmueble fue ampliado, se construyó una salida para el Paseo del Prado conectada con el patio y se completaron las 300 habitaciones. Para ese momento fue un edificio de 10 plantas y llegó a ser el más alto de su tiempo. Propiedad de varias personas sucesivamente, al triunfo de la Revolución cubana la instalación se reparó entre 1966 y 1969, y se ubicó allí la Escuela de Formación Turística (FORMATUR ), sin perder su característica de hotel, que tiene capacidad para 400 huéspedes en sus 188 habitaciones, y dos albergues para 200 estudiantes. Desde el 1 de noviembre de 1995 el Hotel Sevilla, que pertenece al Grupo Hotelero cubano Gran Caribe, uno de los mayores de la Isla, tiene operación del grupo francés ACCOR, y constituye todo un símbolo del turismo cubano.

Robot sommelier

La compañía japonesa NEC y la Universidad de Mie desarrollaron de manera conjunta el primer robot sommelier del mundo capaz de distinguir entre diferentes tipos de vinos gracias a un sistema de infrarrojos. El artilugio tiene el nombre de PaPeRo y es capaz de analizar otros tipos de alimentos e informar si, por ejemplo, una manzana está madura o la cantidad de azúcar en una taza de café. Su inventor, el profesor Atsushi Hashimoto, puso en la máquina un vocabulario propio de un experto en vinos para que pueda emitir sus veredictos con frases tan singulares como «Se trata de un vino tinto de cuerpo medio con un sabor profundo».

Madrid Fusión 2008 Gastronomía y tecnología

Gastronomía, Internet y las NuevasTecnologías fue el lema que presidió la celebración este año, del 21 al 24 de enero, en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones, de la sexta edición de Madrid Fusión, uno de los eventos gastronómicos más importantes del mundo. Un cubano, el maître del Habana Libre Tryp, el sommelier Yamir Pelegrino, tuvo el honor de participar como jurado en el certamen, que se caracterizó por los numerosos debates sobre las tendencias de la cocina actual, así como la aplicación de las modernas técnicas de comunicación al mundo gourmet y a la promoción de la restauración.

Para saber de vinos dulces

Un curso especializado en Vinos Dulces para sommelieres, maîtres y personal afín a estas actividades se impartirá en la Escuela de Hotelería y Turismo de La Habana (Hotel Comodoro), entre el 5 de marzo y el 17 de mayo de 2008. Como parte de los objetivos de este curso, el primero de esta temática que se realiza en Cuba, los asistentes podrán aprender a diferenciar los distintos tipos de vinos dulces, en cuanto a forma de elaboración y características de cata para su servicio al cliente. Impartido por el sommelier René García Valdés, los interesados deberán formalizar su matrícula antes del 28 de febrero, en la propia sede de la escuela.

Platos exóticos y afrodisíacos amenazan la fauna silvestre

El cada vez mayor apetito por platos exóticos o que se cree tienen propiedades afrodisíacas está amenazando seriamente la fauna silvestre, especialmente en la región asiática. Así, cada vez proliferan más los restaurantes en toda Asia que ofrecen platos especiales realizados con variedades de carne, como tortugas, puercoespines, pelícanos, monos y cobras. También son muy populares la mezcla de vino y carne de víbora, así como los licores hechos con serpientes marinadas en alcohol de arroz y hierbas medicinales, que se cree son buenos para la gente que sufre dolores de espalda y en las articulaciones. Los menús incluyen además carne de víbora dorada en grasa, piel crocante de reptil, serpiente en salsa agridulce o al vapor, y la bebida más exótica: un pequeño corazón de serpiente, aplastado e inmerso en un vaso de vino de arroz, que se cree estimula la virilidad. A su vez los tigres, considerados una rica fuentes de medicamentos, también son ultimados y traficados ilegalmente a naciones vecinas, pues se dice que el pene del tigre cocinado en sopa estimula la virilidad; mientras que los bigotes evitan las pesadillas, y los huesos del felino, según se afirma, curan la artritis. Ni siquiera los osos escapan a la depredación, pues a menudo son casados por su bilis, empleada para tratar enfermedades estomacales, lesiones musculares o para producir lociones, afrodisíacos y otros remedios «milagrosos».